7 Claves para preparar una oposición: la normativa, tu compañera de viaje

  • ¿Estás preparando una oposición?

  • ¿Te cuesta entender el lenguaje jurídico?

  • ¿Quieres conocer algunos trucos que te ayudarán a conseguir tu meta?

  • Aquí tienes algunos consejos para tu preparación

Tras analizar qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir una oposición y ver unas pautas para organizar la jornada de estudio, desde Axioma Formación continuamos ofreciéndote una serie de claves que pueden serte de mucha utilidad si estás pensando en prepararte una oposición. Si quieres superar con éxito un examen de oposiciones tienes que tener clarísimo que las leyes y los reglamentos van a ser unos compañeros de viaje esenciales en tu camino. Tal y como queda recogido en la constitución, el funcionamiento de la administración está sometido al principio de legalidad, por lo que cualquier aspecto de su actividad y su organización va a venir determinado por su normativa reguladora.

El lenguaje jurídico y administrativo

No todo el mundo tiene conocimientos de derecho y es importante ser consciente de que hay que hacer inicialmente un esfuerzo extra para empezar a manejar determinados términos o conceptos. El lenguaje jurídico o el lenguaje administrativo no son usuales en nuestra vida diaria, por lo que si no cuentas con conocimientos previos, es bueno que al principio realices una lectura comprensiva de las normas que formen parte del programa de tu oposición.

Puedes ir creando un glosario de términos con aquellos que vayas encontrando en las diferentes referencias legales. Por ejemplo, no todo el mundo tiene por qué conocer la diferencia entre un informe preceptivo (que es necesario solicitar para continuar con la tramitación de un procedimiento) o un informe facultativo (que se puede solicitar o no a criterio del órgano competente). Así irás generando un vocabulario específico que te ayudará a ir entendiendo cada vez mejor la normativa y a asimilar o consolidar los contenidos.

No todas las normas son iguales

No me refiero con esto a diferencias formales como las que podemos encontrar en la constitución (leyes orgánicas, leyes ordinarias, reales decretos legislativos, etc.). Sino a diferencias en cuanto a su importancia o su peso dentro de cualquier temario, y las diferentes extensiones de unos y otros textos.

Identificar la normativa básica

Hay una serie de normas que son esenciales en la preparación de un proceso selectivo concreto. Por ejemplo, en cualquier convocatoria para puestos administrativos sean del nivel que sean es esencial dominar la Ley 39/2015 de procedimiento administrativo o la Ley 40/2015 de régimen jurídico del sector público o la propia constitución.

Eso no quiere decir que con conocer esos textos sea suficiente, es simplemente que el grado de manejo de esos textos esenciales debe ser mucho más alto que del resto por lo que habría que dedicarle más horas a su estudio y memorización.

En el caso de las oposiciones a la Junta de Andalucía por ejemplo, debemos añadir a estas normas el Estatuto de Autonomía de Andalucía, la Ley del Gobierno o la Ley de la Administración de la Junta de Andalucía entre otras. O en las oposiciones para corporaciones locales centrarnos en la Ley de Bases de Régimen Local o la Ley de Haciendas Locales.

La extensión y el estudio de una norma

No es lo mismo enfrentarse al estudio de una norma como la Ley Orgánica de Libertad Sindical que tiene 15 artículos que afrontar el estudio del Estatuto de Autonomía de Andalucía que cuenta con 250 artículos tras su reforma en el año 2007 (el anterior tenía sólo 75). Por lo tanto, una vez que busquemos y descarguemos una norma debemos analizar su extensión y programar su estudio por ejemplo por títulos en caso de que sea un texto amplio. También es aconsejable analizar la extensión de cada uno de los títulos (puede haber importantes diferencias) y de los capítulos e intentar que las sesiones de estudio sean lo más equilibradas posible. Es decir, generar nuestro propio índice de la norma y organizarnos sobre esa base. Eso además nos va a ayudar a memorizar el orden y la nombre de cada título, que luego suelen ser preguntas muy recurrentes de los exámenes tipo test.

Actualización de los textos normativos

Aunque no suceda con todos los textos normativos, es muy frecuente que la redacción inicial de una norma vaya experimentando cambios a lo largo de su vigencia. Por eso es fundamental que como opositor u opositora busques los textos legales que cuenten con todas las actualizaciones necesarias, hay que trabajar con lo que se conoce como textos consolidados (que ya incorporan las modificaciones realizadas).

Las páginas oficiales del BOE, el BOJA o los boletines de las Diputaciones Provinciales cuentan con la opción de búsqueda de legislación consolidada.

Desde Axioma Formación nos preocupamos de ir informando a través de nuestro blog de las novedades legislativas que afectan a los textos más esenciales de las diferentes materias y de la aprobación o reforma de Leyes o Decretos importantes.


Por lo tanto, si te estás preparando una oposición, o estás pensando en hacerlo, recuerda que:

  • El lenguaje jurídico o administrativo puede ser complejo pero lo acabarás manejando.

  • Identifica la normativa básica para tu oposición.

  • Analiza la extensión de la norma y programa bien su estudio.

  • Y trabaja siempre con textos consolidados.


Si quieres estar al día de convocatorias, ofertas públicas de empleo, novedades legislativas y otros artículos de interés para opositores, suscríbete a nuestro blog.

Aquí te dejamos los artículos anteriores de 7 Claves para preparar una oposición.